Hola. Mi nombre no es Ossip Gregorovius, como cualquiera medianamente leído podrá imaginar. Mi nombre no tiene nombre ni pasado ni ser al que ser. Es un nombre de ficción como mi propia persona, como cualquier cosa que nos contemos aquí. Mi nombre sin nombre es un cometa de los que se entrecruzan en los cielos del Líbano o un simple amagar una interjección que la mayoría de veces no llega a carraspeo. ¿De qué se trata? De una prueba. Todo son pruebas desde que de pequeños intentamos rasear una piedra por la superficie de un lago. Esta vez se trata de intentar contar la construcción de una novela que aún no se ha escrito y que posiblemente no llegará a escribirse nunca. No sé si esto tendrá la suficiente continuación y dedicación por parte de Ossip, lo más probable es que sea una de tantas iniciativas perdidas en la desidia, como la propia obra que le da razón de estar, que no sabemos si de ser. Bueno, sin rollos, lo que aquí suceda se verá, si alguien lo quiere ver. Ossip no tiene más razón que dar, aunque todo es revisable y editable, por supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s